sábado, 6 de abril de 2013

Se me olvida.


Estoy asustada. Cada pequeño paso que doy me aterra. A veces... me doy cuenta de que incluso me quedo paralizada. Me trago mis palabras. Duele dentro demasiadas veces. Se me olvida que la vida es mía, que soy mi propia dueña. Que yo decido cuál será la siguiente esquina que cruzaré. Se me olvida...

He llegado a olvidar que sé tomar mis propias decisiones. Sean correctas o no. Que tengo derecho a equivocarme, a elegir. Nadie puede juzgarme por ello. Seguramente lo harán. He olvidado que el respeto se gana, no se exige. Al igual que confianza. Por eso... a veces perdono demasiado rápido.

Pero estoy orgullosa. Porque sé que pase lo que pase, nunca olvidaré ser yo misma. Y eso es lo importante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario