miércoles, 24 de octubre de 2012

Falling...



No entiendo por qué ahora acabamos odiándonos y luego corremos (corro) a pedir perdón cuando ambos sabemos que todo a acabado. Es como si no pudiese dejar ir una parte de ti... como si me hicieses falta. He intentado perdonarte millones y millones de veces, y es extraño que, al final, tenga yo que pedirte perdón a ti. Soy un desastre. Un caos infernal. Y tú eres esta puta enfermedad de la que tanto me cuesta recuperarme. Y cuánto más intento estar mejor contigo, más me derrumbo por dentro. Veo que tú estás progresando, que vas bien. Veo que soy la única que sufre como una tonta. Seré masoquista. Porque incluso cuando te hablo, y muero a la misma vez, sigo ahí para ti. Siempre estoy ahí para ti. Nadie lo ve, este maldito karma no lo ve. Todo el mundo dice que merezco algo mejor, pero nadie es capaz de dármelo. No lo entiendo. Y yo como una tonta, queriendo hacer las cosas correctamente... intento hacerte feliz incluso desde lejos. Desde el otro lado de la pantalla. Y tú aún así jodiéndome. ¿Nunca te vas a cansar de hacerlo? o ¿Nunca me cansaré de soportarlo? No sé quién se rendirá primero.

domingo, 21 de octubre de 2012

:)


Me da igual ser una mal hablada pero...

Que le follen a todo.

sábado, 20 de octubre de 2012

.


Qué difícil se me hace todo. Siento que no estoy viviendo mi vida, que sigo volando sin destino fijo... anclada en aquellas nubes grises. No sé moverme, ni actuar. No sé ser. No sé a dónde mirar ni qué es exactamente lo que tengo que ver. 
Pero tengo la actitud, algo de ilusión y ganas de avanzar. Solo me queda dejar atrás lo que merece ser dejado atrás. Aquello que duele.Y tener las fuerzas para olvidarlo.

Lo más difícil de todo no son las lágrimas, la ira o la tristeza aguda. Es sentirte tan sumamente inútil. Pero, poco a poco alzaré mi vuelo y volaré hasta sitios inimaginables. Y allá, desde lo alto... miraré abajo y me sentiré orgullosa de todo mi proceso. Del camino elegido. De lo correcto.

jueves, 11 de octubre de 2012

Ella, siempre ella.



Quizás ella no tenga la cabeza donde la debería tener. Solo busca un rato de paz consigo, un instante perfecto donde ella pueda ser ella misma. Un recuerdo inolvidable como los de antes, una sonrisa que no tenga que forzar y una mirada que sea capaz de leer. Ella no cree en las personas, ni siquiera cree en ella misma. Y aún así tiene un ápice de amor que es tan grande como el universo. Siempre quiso ser perfecta, siempre lo querrá... pero lo que ella no quiere saber es que la perfección está en la mente de cada uno. Su mente está tan destrozada que perturba su realidad. No sabe a donde ir, si a la derecha, a la izquierda, adelante o atrás. No, atrás, no. No otra vez. Solo quiere ser libre, volar, soñar y perseguir aquello que ama. Que lejos de ser un hombre, siempre fue un sueño.

Y aunque ella se sienta vacía, tengo que decirle que no todas las personas que vagan sin rumbo, están perdidas. Solo van aprendiendo de la vida.


sábado, 6 de octubre de 2012

Keep fighting




No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo. Aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, retomar el vuelo. No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños. No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se escanda y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque lo has querido, porque no hay heridas que no cure el tiempo. Abrir las puertas, quitar los cerrojos, abandonar las murallas que te protegieron, vivir a vida y aceptar el reto, recuperar la risa, ensayar un canto, bajar la guardia y extender las manos, desplegar las alas e intentar de nuevo, celebrar la vida y retomar los cielos. 

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Never give up.

Dicen que no es la victoria lo que hace grandes a las personas, sino su capacidad para luchar por dar lo mejor de sí mismos.

jueves, 4 de octubre de 2012

Pajaritos.


Que sí, que no, bueno quizás.

Somos así, aturdimos por naturaleza. Nunca estamos seguros de las cosas, nos gusta dejar ese margen de error, esa pequeña incertidumbre. O simplemente es que dejamos las cosas pasar hasta el momento de la verdad. Yo, personalmente, soy una persona muy confusa. No sé con certeza qué decir ni qué hacer, hasta que llega mi hora. Tendré la cabeza llena de pájaros y seré una vaga, pero bueno... me gusta pensar que eso de no tener rumbo no está mal, que me hace impulsiva.


El corazón sigue impulsos que la razón desconoce.